#Cafeconbollos Programa 1

PODCAST DEL PROGRAMA:

¡Ya está queridas! ¡Ya está hecho!

Tenemos el orgullo de presentaros: #cafeconbollos, el programa de radio hecho por Lesbiville para RadioAndamio.

Ya tenemos el primer programa locutado, editado y renderizado y se emitirá este Lunes 14 de Enero a las 23.00 en RadioAndamio (la #radiobollo).

Vais a poder escucharlo en el siguiente link: http://www.elandamio.org/radio-lesbica

También vais a poder comentarlo a tiempo real, con nosotras, en el chat del Andamio: http://www.elandamio.org/chat.
Estaremos ahí metidas mientras se emita el programa para hablar con vosotras en directo.

El tema de nuestro primer programa será «El Bollo Génesis» ¿Cómo, cuándo y dónde te diste cuenta de que eras lesbiana?

Contaremos vuestros testimonios y los comentaremos con nuestro particular sentido del humor, habrá una mini radionovela relacionada con el tema para empezar y terminar el programa, tendremos historias, bollo risas y torti chorradas…

¡Acompañadnos en esta nueva aventura, amigas!

¡Os esperamos el día 14! ¡No nos falléis!

(Tras la emisión del programa en RadioAndamio colgaremos el Podcast del programa aquí, para las rezagadas)

PODCAST DEL PROGRAMA:

Anuncios

#Cafeconbollos PREPARANDO el Programa 1

Estamos creando el guión del primer programa que se emitirá en Radio Andamio de Enfrente.

Todavía no sabemos como se va a llamar pero sí sabemos, de que va a tratar.

Como se trata del primer programa, el tema del día será:

Emergiendo: ¿Cómo y cuándo te diste cuenta de que eras lesbiana?

Necesitamos que nos contéis como os distéis cuenta de que os gustaban las chicas, con que edad, si se lo contasteis a alguien, si os callasteis, si fue traumático, si ibais al colegio, al instituto, a la universidad, a la residencia de ancianos… queremos saberlo ¡todo!

Déjanos tu historia aquí debajo, en los comentarios, o mándanosla a lesbiville@gmail.com (si no quieres que otras lesbianas cotillas se enteren de tu historia)

¡No olvides seguirnos en twitter! (@lesbiville)

¡Las mejores historias formarán parte de nuestro primer programa!

¡Vamos amigas! ¡100 bollos piensan mejor que 2!

#Diasdeporno Programa 2

LINK DEL SEGUNDO PROGRAMA:

http://www.xvideos.com/video3476197/dias_de_porno_o_porno_de_barrio_programa_2

 

Aquí os dejamos el segundo programa de Días de Porno (o Porno de Barrio).

Escena extraída de la película “The Interns” y protagonizada por Zoe Britton y Allie Haze.

Échale un ojo, ríete un rato y dinos que te parece.

Si queréis ver la escena sin comentarios ni chorradas, lo podéis hacer pinchando en la foto:

zoe_britton_allie_haze

LINK DEL SEGUNDO PROGRAMA:

http://www.xvideos.com/video3476197/dias_de_porno_o_porno_de_barrio_programa_2

#Diasdeporno Programa 1

LINK DEL PRIMER PROGRAMA:

http://www.xvideos.com/video3480503/dias_de_porno_o_porno_de_barrio_programa_1

Bienvenidas a la primera entrega de “Días de Porno” (o Porno de Barrio). Tu programa favorito sobre cine porno lésbico.

Estrenamos este, vuestro espacio con un extracto de una película porno-erótica española titulada “5 Historias Para Ellas”, largometraje dirigido por la catalana Erika Lust.

Para ver la escena sin comentarios ni chorradas, pincha en la foto:

LINK DEL PRIMER PROGRAMA:

http://www.xvideos.com/video3480503/dias_de_porno_o_porno_de_barrio_programa_1

#Concursolesbiville Para Lucía

Caminaba de un lado al otro del salón sin dejar de mirar la carta que había sobre la mesita del café. Me había encendido un cigarrillo pero ya estaba a punto de consumirse del todo.

Habían dejado aquel sobre manuscrito en el buzón de mi casa.

La letra era redonda y pequeña y decía: “Para Lucía”.

Apagué lo poco que quedaba del cigarrillo que llevaba en la mano y me senté en el sofá, frente al sobre.

Lo miré desde arriba y en paralelo. Finalmente lo cogí con mis dedos. Lo tenía entre las manos.

“Para Lucía”, decía.

Prácticamente acababa de mudarme a esta ciudad. Tenía 26 años y me había visto obligada a dejar mi pueblo, mi entorno, mi vida y mudarme aquí.

Tuve que huir de donde vivía porque una mujer desequilibrada había estado acosándome seriamente.

Me escribía cartas a mi casa, me llamaba por teléfono a todas horas, me mandaba mensajes de texto. Cambié de número hasta dos veces, pero siempre lo volvía a conseguir. La policía no pudo hacer nada porque no hubo amenazas escritas o físicas nunca. Yo la veía aparcada bajo mi ventana algunas noches. Me miraba desde el interior del coche cuando me asomaba por el cristal. Yo le sostenía la mirada pero siempre ganaba ella. Me lanzaba besos con la mano y me guiñaba el ojo. En sus cartas decía que algún día estaríamos juntas y que tenía la certeza de que yo le amaba tanto como ella me amaba a mí.

Comencé a verla con más frecuencia cada vez. Ya no sólo aparcaba debajo de mi ventana. Ahora la veía en la cola del cine al que yo iba, comiendo en los restaurantes que yo frecuentaba, incluso en la consulta de mi ginecólogo, en la sala de espera.

Yo se lo decía a la gente pero nadie le daba importancia. Muchos pensaban que me lo estaba inventando. Siempre fui una niña con una gran fantasía y eso me restó credibilidad para el resto de mi vida.

Sin el apoyo de nadie y cada vez más aterrada decidí cambiar de vida y empezar de nuevo. Sería duro, pero por lo menos me libraría de aquella desquiciante mujer.

Desde que me he había mudado no había vuelto a verla. Ya nadie me acosaba.

Al principio viví de forma muy contenida. No quería llamar la atención, estaba continuamente alerta.

Pero habían pasado algunos días y al ver que todo iba muy bien, me había relajado.

Había empezado a salir más. A comprar el pan y el periódico todos los días. Había estado repartiendo currículos por la zona y me habían llamado de un establecimiento para hacer una entrevista.

La vida empezaba a sonreírme y ahora esto.

Una carta en mi buzón, dentro de un maldito sobre manuscrito que decía: “Para Lucía”.

Lo abrí lentamente y extraje el folio doblado en tres partes que contenía.

Lo extendí y pude leer como alguien había escrito en la hoja en blanco con un bolígrafo negro:

“Lucía. Eres preciosa. Nunca he conocido a nadie como tú. Quiero verte, besarte, tocarte, hacerte el amor… Te quiero.”

Pegué un grito de horror y dejé caer el folio al suelo. Comencé a llorar.

“No puedo creérmelo. Me ha vuelto a encontrar. No puedo creérmelo”.

Me levanté del sofá y me fui a la cocina.

Cogí una copa vacía y la llené de vino. La apuré de un trago.

Por la noche intenté ver algo en la TV, pero no me concentraba. No sabía qué hacer.

¿Debía mudarme de nuevo?

Me acabé mi tercera copa de vino y me lié un cigarrillo con marihuana. Lo encendí. Estaba buenísimo. Tras tres caladas decidí que estaba harta de la situación.

Me senté delante de mi ordenador de sobremesa y lo encendí. Mientras el sistema operativo hacía lo suyo yo seguía fumando.

Tenía su dirección de correo electrónico. La policía dijo que era imposible de rastrear. Siempre estuve convencida de que era una forma de decir, no nos da la gana trabajar.

Abrí  la página del proveedor de correo electrónico y empecé a teclear.

“Estoy realmente harta de ti. Nunca le había deseado la muerte a nadie. Pero puedo asegurarte que a ti te la deseo. Te he pedido mil veces que dejes de acosarme. Pero sabes de sobra que no lo has hecho y sabes de sobra también que nadie me va a ayudar  a luchar contra ti.

He decidido que esto tiene que acabar. Deduzco que ya sabes donde vivo porque me has dejado una puta carta en mi buzón. Quiero que vengas inmediatamente a mi casa y solucionemos esto de una maldita vez.

Tienes una hora.”

En el asunto del correo puse: “ULTIMÁTUM”, y le di al botón de “Enviar”.

Volví al sofá y me serví otro vaso de vino. Le di un trago y me recosté. Había bebido y fumado mucho. Cerré los ojos, y me quedé dormida.

De repente sonó el timbre.

Me desperté asustadísima. Abrí los ojos con tanta fuerza que me dolían las comisuras de los párpados. Me levanté algo mareada y miré el reloj. Pensaba que era de día pero sólo habían pasado 25 minutos. Era ella.

Avancé por el pasillo despacio y llegué hasta la puerta. Me asomé por la mirilla y allí estaba. Esa mujer. Esa maldita mujer. Llevaba un ramo de flores.

Respiré profundamente y abrí la puerta.

Estaba de pie, frente a mí. Llevaba unos vaqueros ceñidos y unas botas. Una camiseta ancha de hombros y el pelo suelto. Llevaba seis rosas en la mano. Nunca la había tenido tan cerca.

Nos quedamos así un rato. Finalmente alargó el brazo y me ofreció las flores. Las cogí sin dejar de mirarla y me aparté para dejarle pasar.

Pasó por delante de mí y en cuanto cerré la puerta me empujó contra ella y empezó a besarme.

El tiempo se detuvo dentro de mi cabeza. Pensé diez reacciones distintas en un segundo. Quería empujarle, partirle la cara, clavarle un cuchillo. Pero allí estaba, siguiéndole el beso. Cuando me di cuenta que no podía dejar de besarla ya estábamos en la puerta de mi habitación.

Me empujó sobre mi cama y se puso encima de mí. Me besaba todo el tiempo dulcemente y su pelo me hacía cosquillas en el cuello. Con su mano palpó mis hombros, mis pechos, mi vientre.

Me estaba excitando como no me había excitado en mi vida.

“Tócame”, le dije al oído. “Tócame, por favor”.

Ella deslizó su mano por debajo de mis pantalones y mi ropa interior. Estaba empapada. Sé que estaba empapada y ardiendo. Sé que mi sexo estaba hinchado y caliente y que era muy agradable tocarme así.

Era algo increíble cómo me estaba tocando esa mujer. Me tocaba mejor que yo misma, me pasaba la lengua por la boca. Yo jadeaba, apretaba los puños, iba a correrme.

Todos los músculos de mi cuerpo se rompieron. Mi coño se abrió hasta partirme en dos mitades. Noté como una ola gigante nacía en mis ingles y se rompía en mis sienes. Dejé de existir por un momento.

Me había corrido tanto que no pude ni mirarla.

Me di la vuelta y me volví a dormir.

A la mañana siguiente abrí los ojos. Recordé todo y rápidamente me giré sobre mí misma.

La cama estaba vacía. Sólo estaba yo.

Me levanté despeinada, con los pantalones desabrochados. La camiseta descolocada. Entré en el baño y me miré en el espejo. Salí de allí y recorrí la casa. El salón con la copa de vino a medias y el cenicero lleno de restos de cigarrillos y porros. No había nadie en la casa. Estaba sola. Se había ido.

Me senté en el sofá y me di cuenta de que había un sobre en la mesa.

Decía: “Para Lucía”.

Lo cogí rápidamente y lo abrí desesperada.

Había escrito:

“Dormir contigo ha sido un sueño.

Pensaba que lo sabía todo de ti, pero no sabía que eras sonámbula.

Volveremos a vernos.”

No entendía nada de aquella locura.

¿Sonámbula?

Fui a la cocina y me hice un café para aclarar la mente. Eran las 10 de la mañana. La entrevista de trabajo era ese mismo día por la tarde. Pero no recordaba la hora.

Me habían mandado un email con la hora y el día de la entrevista. Así que me senté en mi ordenador, y lo encendí. Le di otro trago al café.

Abrí el navegador y tecleé la dirección de la página del servidor de correo electrónico.

Al no encontrar el email de la empresa con la que había quedado, miré a la parte superior derecha de la web y vi que estaba dentro de la bandeja de entrada de mi correo ordinario.

Yo no ponía esa dirección en los currículos. Ponía otra que había creado, más seria, para relaciones profesionales.

Volví atrás. Cambié el nombre de usuario y la contraseña. Apreté donde decía “Entrar”.

Tenía un mensaje nuevo en mi bandeja de entrada. Yo no lo había visto nunca, pero estaba marcado como leído.

Me fijé bien y la taza de café se me cayó al suelo.

El asunto decía: “ULTIMÁTUM”.

#Concursolesbiville Espérame

Siempre la dejaba en la puerta de su casa y siempre esperaba en mi coche a que ella entrara en su portal.

Con el coche parado pero con el motor en marcha, miraba por el espejo retrovisor todo el proceso.

Ella buscaba en su bolso durante un buen rato. Llevaba un bolso enorme, lleno de trastos inservibles que conformaban un auténtico desastre. Su vida era como su bolso.

Cuando al fin daba con las llaves, tardaba mucho tiempo en dar con la adecuada. Llevaba llaves de candados que ya no existían y de pisos que ya no habitaba.

De algún modo aquellas llaves eran recuerdos colgantes, cada una tenía una historia y ella adoraba las historias, sobretodo las que tenían que ver consigo misma.

Escogía la llave correcta, la introducía en la cerradura y al tiempo que la giraba, levantaba su mirada hacia mi coche y me decía adiós con la mano.

Entonces entraba en el portal y yo me iba tranquila.

Durante el tiempo que estuve con ella siempre repetimos esa rutina.

La vi por el retrovisor, abriendo esa puerta, vestida con largos abrigos. La vi con camisetas finas, vestida de gala y alguna vez mojada por la lluvia. Giraba la llave y me decía adiós con la mano.

Muchas de esas noches habíamos discutido. En esas ocasiones ella no se despedía, pero yo siempre la esperaba. Así que la vi abriendo esa puerta de hierro a patadas cuando estaba furiosa. También la vi hacerlo con grandes sonrisas. La vi equivocarse de llave porque las lágrimas le nublaban la vista. Alguna vez lo hizo sin dejar de mirarme, con el tirante del sujetador caído si la despedida había sido especialmente cercana.

 

Añoro profundamente esos momentos.

Se mezclaban mil sentimientos en ese instante.

Sentía tristeza porque se iba, admiración por lo muchísimo que era y alegría porque quedaba menos tiempo para volver a verla.

 

Nunca debí actuar como lo hice aquella noche.

Nos habíamos peleado muchas veces, pero siempre la había esperado. No sé porqué esa maldita noche no lo hice.

Estaba especialmente irritada. Ni siquiera recuerdo porque habíamos discutido.

Durante todo el trayecto no nos dijimos ni una sola palabra, ni nos miramos una sola vez.

Cuando llegamos a su casa y ella se bajó del coche, yo seguí mi camino sin detenerme en la esquina como de costumbre.

Me largué, la dejé sola, la abandoné.

La privé de la custodia de mis ojos y la dejé totalmente expuesta y desprotegida.

Siempre me rondó por la cabeza la idea de que alguien pudiera atacarla mientras buscaba sus llaves, pero jamás pensé que eso podría llegar a ocurrir de verdad.

Esa noche nada me importó. Simplemente me fui.

Me fui y la perdí.

 

Mientras ella buscaba sus llaves, totalmente sola, en medio de la noche, un hombre se le acercó. Ella lo miró y yo ya no estaba.

Comenzaron a hablar. Él también llevaba un manojo enorme de llaves que se resistía a tirar.

Por lo que me contaron, era un tío atractivo.

A ella también debió parecérselo porque hablaron durante horas.

 

Por la mañana me llamó por teléfono y me dijo que me dejaba.

 

He perdido sus abrazos y su espalda. Ya no tengo sus besos ni sus miedos, y todos aquellos momentos que pasamos juntos nunca volverán.

Ya no me siento viva desde que no puedo tocarla, ni hablarle. Pero sobretodo, ya no me siento viva desde que miro por mi retrovisor y ella no está.

No sé porque tuve que irme esa maldita noche.

Me lo pregunto tan a menudo que la cuestión no me deja dormir desde entonces.

 

Esta noche no he podido más y dando un paseo he llegado hasta su calle.

Allí había un coche en la esquina, parado pero con el motor en marcha. Dentro había una mujer mirando por el retrovisor, y ella, desde su puerta, le decía adiós con la mano.

#Concursolesbiville Frutería Tutti Frutti

(¡Riiiiiing! ¡Riiing!)

– Frutería Tutti Frutti, dígame

– Hola cariño, soy yo.

– ¡Hola Anita, mi vida! ¿Cómo estás?

– Pues aquí… pensando en ti…

– ¡Qué tonta…!

– Estaba pensando en lo mucho que me apetece darme un baño con espumita… comer algo de fruta… meterme en la camita desnuda y pasar el resto de la tarde así. Pero claro, he pensado que sería mucho más divertido si hiciera todo eso contigo…

– ¿Ah sí?

– Sí… podemos darnos el baño juntas… darnos de comer fruta la una a la otra… meternos en la cama…

– ¿Y tu marido?

– Está de viaje, ya sabes que no para. Ahora está en Estados Unidos dando una conferencia no sé donde. Y me siento tan solita…

– ¿Y esa fruta de la que hablas…? Supongo que querrás que te la lleve yo, ¿no?

– Por supuesto, mi amor. Todo el mundo sabe que la mejor fruta de la ciudad se vende en tu frutería. ¿Vendrás cuando acabes el turno…?

– En cuanto cierre la tienda voy a verte, cariño. ¿Qué quiere mi Anita que le lleve?

– Pues… había pensado en unas fresas bien dulces, o unas mandarinas jugositas…

– Mmm, eso sería ideal… pero ha sido un día bastante bueno aquí en la tienda y tan sólo me quedan peras y manzanas.

– Pero mi amor, no son frutas nada eróticas…

– Tú y yo juntas podemos hacer algo erótico hasta con un higo chumbo.

– ¡Ja ja ja! Eres tan ocurrente… En cuanto entres por la puerta te voy a desnudar, te voy a tumbar sobre la cama y voy a esparcir trocitos de pera y manzana por todo tu cuerpo… y no pienso dejar ni un sólo trocito…

– ¡Uf, madre mía! Espérame mi amor, que no tardo nada…

– Te quiero, mi amor.

– Y yo a ti, Anita.

[…]

(¡Riiiing! ¡Riiiing!)

– ¿Sí?

– Hola preciosa.

– Ah… hola Ana…

– ¡Uy! ¿Y ese tono…?

– Me alegro de que me llames. Tenemos que hablar.

– ¿Ha pasado algo, mi vida?

– Lo de siempre.

– ¿Otra vez con eso?

– Sí, otra vez con eso. Estoy muy cansada de esta situación.

– Cariño, sé que te prometí que hoy nos veríamos pero me ha surgido algo oficial. Tengo que ir a la televisión a una entrevista, no puedo negarme.

– Ya lo sé. Sé que forma parte de tu trabajo pero no entiendo porque no podemos vernos luego.

– Sabes de sobra que no puedo. Vuelve mi marido de Estados Unidos.

– A eso me refería exactamente… ¿Tú crees que yo puedo vivir así? Siempre pendiente de tus cambios de última hora, siempre esperándote. Quedamos para ir al cine y te sale una reunión con el partido, quedamos para comer y te sale una entrevista, quedamos para dormir juntas y vuelve tu marido de viaje… no puedo más.

– Sabías que mi situación era complicada cuando nos conocimos en la frutería…

– Ya lo sé, pero llevamos así mucho tiempo y he de confesarte que, aunque no me prometiste nada, siempre pensé que acabarías dejando a Jose y te vendrías conmigo.

– Sabes que eso es imposible. Se formaría un escándalo monumental. Mi carrera se iría por el desagüe. Todo por lo que he luchado durante toda mi vida, todas las cosas que he hecho para llegar hasta donde estoy, no habrían valido la pena.

– ¿No vale la pena estar conmigo?

– No he dicho eso, cariño. Sabes de sobra que estoy loca por ti.

– Ya no me basta con eso, Ana.

– Escucha mi amor, estoy ya en la televisión, estaré en el aire dentro de muy poco tiempo y no puedo parecer disgustada. Sabes que te quiero y que me encanta estar contigo. No puedo dejar de pensar en la otra tarde, cuando viniste con la fruta ¿te acuerdas? Fue un día maravilloso, comimos peras y manzanas e hicimos el amor todo el día…

– ¡Cállate! ¡Estoy harta! Valgo demasiado como para tragar con esto. Ya sé que tú no me valoras, y hasta ahora yo tampoco lo he hecho, pero se acabó. Quédate con tu marido, con tu carrera, con tu partido y con tus entrevistas. No me vuelvas a llamar. Y te agradecería mucho que, a partir de ahora, compraras la fruta en otra tienda. Igual tienes suerte y encuentras a otra idiota que consiga aguantar lo que yo no he aguantado.

(¡Clink!)

– ¿Cariño? ¿Cariño? Por favor cariño, contéstame… lo siento mucho, cariño… ¿Cariño? ¡Cariño! ¡CARIÑO! ¡¿Quién coño te crees que eres para dejarme, maldita estúpida?! ¡A mí no se me deja! ¡¿Me oyes?! ¡A mí no se me deja! ¡TE VAS A CAGAR!

http://www.youtube.com/watch?v=DFwU4HtQZ5Y

#Concursolesbiville El Mejor Final

– Ha habido un instante, allí dentro, en la sala, en el que, al mirarte, me he dado cuenta de que algo especial iba a sucedernos.

– No nos conocíamos de nada…

– Seguimos sin conocernos, pero aquí estamos.

– ¿Estás disfrutando de este momento?

– No se trata de disfrutar, ni de que sea bonito. Lo que importa es que al verte, he sabido que nuestras vidas iban a unirse para siempre y que tarde o temprano iba a terminar en tus brazos.

– Pero… ¿así?

– Como sea…

– Yo… también me había fijado en ti.

– ¿De verdad?

– Es difícil no fijarse. Tienes un rostro precioso y una presencia fuera de lo común. Te he visto hablando con ese chico con el que has venido.

– Es mi mejor amigo.

– Tiene mucha suerte.

– Tu y yo podríamos haber sido amigas también, puede que algo más aparte de eso. Me hubiera gustado poder besarte alguna vez. Tengo mucha curiosidad por saber como besas. Seguro que lo haces casi a cámara lenta y que tu saliva es caliente y produce adicción.

– Yo también tengo ganas de besarte.

– No quiero que tu último recuerdo de mi sea un beso con sabor a hierro.

– No vas a ser un recuerdo.

– ¿A qué te dedicas?

– Trabajo en una tienda de libros.

– ¿Te gusta leer?

– No mucho. En realidad prefiero buscar que las cosas me pasen, en lugar de leerlas o verlas en una película.

– A mi me encanta el cine, pero es que siempre he sido algo pasiva. He disfrutado más viendo como los demás ejercían su derecho a disfrutar de la vida. Aunque, la verdad, no cambiaría las vivencias de toda esa gente por el momento que estoy viviendo ahora.

– Siento mucho todo esto, de verdad. Yo no quería que esto pasara…

– Cállate, no digas eso. Estás aquí, conmigo, estamos hablando, nos estamos conociendo y estoy en tus brazos. No se me ocurre que más puedo pedir. Apenas siento el dolor. Lo oigo de fondo, sutilmente, pero entonces me hablas y desaparece como si me hubieran inyectado morfina.

– ¿Quieres saber como me llamo?

– Creo que no… Quiero saber como hubiera sido nuestra vida si esto no hubiera pasado.

– Te he visto allí dentro, en la sala de exposiciones. He venido a ver a una amiga que recitaba poemas esta noche y aquí. Me he quedado impresionada al ver lo preciosa que eres. He de confesar que te he deseado inmediatamente. He pensado en acercarme, varias veces, pero cada vez que iba a hacerlo, se te acercaba ese chico y te comentaba algo. Luego ha empezado el recital y no era el momento. Pero te he estado mirando mientras mi amiga leía, y me he imaginado que te cogía de la mano y nos íbamos de aquí para acabar en cualquier lugar solitario y horizontal donde repasar con la boca cada trozo de piel que recubre el cuerpo de la otra.

– Mi mejor amigo me comentaba que había una chica espectacular que no paraba de mirarme.

– Supongo que no se refería a mi…

– ¡No hagas bromas! Sabes de sobra que se refería a ti.

– Tu amigo es muy amable.

– Cuando ha terminado el evento te he buscado con la mirada porque quería que el tiempo volviera a detenerse dentro de nosotras, pero ya no estabas.

– No, desgraciadamente, he tenido que irme.

– ¿Por qué?

– He recibido una llamada del hospital. Mi padre está ingresado desde hace semanas, está extremadamente grave. Los médicos me han llamado para que fuera a despedirme.

– Entonces debes irte.

– No. No voy a irme. Está en coma. Cuando le retiren la respiración asistida, su cuerpo dejará de funcionar. Lamentablemente mi padre hace mucho tiempo que ya no está. No había prisa, no tenía prisa, no sé porque he acelerado de ese modo. Pero estaba nerviosa. Pensaba que la calle estaba vacía de gente, no pensaba que pudiera haber alguien y mucho menos, alguien como tú.

– He salido a buscarte.

– No tenías que haberlo hecho.

– No me arrepiento.

– Cuando he bajado del coche y te he visto en el suelo tirada… Has de saber que me hubiera cambiado por ti sin pensármelo.

– Cuando te he visto allí dentro, he sabido que nuestras vidas iban a unirse de algún modo. Había pensado que íbamos a conocernos y a empezar algo nuevo, juntas. Nunca hubiera imaginado que íbamos a terminar así. He sentido algo especial al verte. Algo que no había sentido nunca. Pensaba que era algo relacionado con conocerse, con unirse, con envejecer. Pero lo que sucedía es que eras tú quien iba a terminar con mi vida.

– Lo siento tanto…

– No llores. No me imagino mejor final.

In Eve We Trust

Si no conocéis a Eve Ensler, me encantaría ir hasta vuestra casa y daros una buena colleja en toda la nuca. De paso miraría que tenéis en la nevera…

Eve (yo la llamo Eve) es una dramaturga y activista norteamericana conocida internacionalmente por ser la autora de la obra “Los Monólogos de la Vagina”.

Esta obra se compone de varias historias cortas basadas en entrevistas que la propia Eve realizó a cientos de mujeres. Con las respuestas, anécdotas, ocurrencias, anhelos y miedos extraídos de estas entrevistas, Eve compuso estos monólogos que abarcan desde la comedia más ocurrente hasta la tristeza más profunda.

Si tienes vagina, amas las vaginas o te gustaría tener una, no puedes perderte esta maravilla.

La Proposición Ocho (True Story)

Hace muy poco, en nuestro país, el Tribunal Constitucional le pegó una buena colleja en la nuca a nuestro querido Partido Popular al rechazar su recurso sobre el matrimonio homosexual.

Todos y todas nos alegramos y lo celebramos y dimos las gracias a nuestros dioses y a nuestras diosas por permitirnos ejercer el tan ansiado derecho.

España es uno de los contados países que permiten a sus ciudadanos casarse entre ellos con independencia del sexo de los cónyuges.

Hace años en Estados Unidos pasó algo parecido a lo que ha sucedido aquí, pero con un resultado bastante distinto.

True story:

Había una vez, un estado norteamericano llamado Massachussets, en el que vivían sanos y felices miles de personas en paz y tolerancia. Los pájaros cantaban, los prados eran verdes, los homosexuales se podían casar, y los cándidos e inocentes niños de segundo grado acudían como de costumbre a su estupendo y mágico colegio de ladrillo rojo, donde aprendían a diario a ser buenos ciudadanos americanos.

Todo sucedía como de costumbre. El gran autobús amarillo y negro había llegado puntual a la escuela. Todos los niños bien peinados y sonrientes esperaban a su profesora sentados en sus pupitres. Todo indicaba que iba a ser otro glorioso día americano.

Lo que no podían imaginar esos niños, es que su maestra era en realidad una malvada bruja lesbiana con muy malvadas y lésbicas intenciones…

La profesora entró en el aula y dijo:
– Buenos días niños…
– Buenos días señorita Campbell -respondieron los alumnos al unísono-.

De repente, la malvada bruja sonrió maliciosamente y sacó de su maletín una de las armas más destructoras, crueles y mortales que uno pueda imaginar: un cuento infantil de Linda De Haan llamado “El Rey y el Rey”.

Los niños, no se asustaron… ¡pobres incautos!. Ellos no sabían que ese cuento, era un cuento HOMOSEXUAL. Un cuento que narraba como un príncipe se enamoraba de otro príncipe. Una historia escrita con un macabro objetivo. Que los niños allí presentes recibieran una magistral clase sobre igualdad y tolerancia.

Pero los niños siguieron sin asustarse…
¿Serían los efectos devastadores del hechizo demasiado sutiles? ¿O simplemente no había mucho de lo que asustarse?

El caso es el que nos niños, cuando llegaron a casa por la tarde, se sentaron a cenar con sus padres…
-¿Qué has hecho hoy pequeño Timmy? -preguntó un padre responsable a su hijo-
– Pues… hoy en clase hemos saludado a la bandera, después hemos aprendido a situar a España en el mapa, justo debajo de Bolivia… luego hemos saludado a la bandera… después en el recreo Jimmy me ha enseñado la Kalashnikov que se ha encontrado en casa… luego… ¿qué hemos hecho luego…? ¡Ah sí! La seño nos ha contado un cuento que se llama El Rey y el Rey, y luego hemos saludado a la bandera y nos hemos ido a casa…
Cuando el padre de Timmy escuchó a su hijo, escupió la hamburguesa y dijo:
– ¡¿Cómooooo?!
Y tras darle seis azotes en el culo a su hijo con una Biblia y beberse dos whiskies, llamó al resto de padres del colegio y todos juntos se fueron al Tribunal Constitucional.

Su intención era “que se prohibiera que se mostrara este tipo de conducta o este tipo de historias a infantes” y la Corte dijo “que no podían bloquear eso”. Entonces los padres llevaron el caso a la Suprema Corte de Justicia donde los jueces se negaron a darle audiencia a este caso.

La Massachussets más profunda se moría de rabia por dentro, pero no podían hacer nada, porque la Ley amparaba a la malvada profesora.

Pero entonces llegó la Proposición 8, una enmienda que pretendía modificar la Constitución de California, para que las parejas homosexuales NO PUDIERAN SEGUIR CASÁNDOSE.

Votar YES a la proposición 8 era votar para que se definiera en la Constitucion del Estado de California que el matrimonio: SÓLO PUDIERA SER VALIDO ENTRE UN HOMBRE Y UNA MUJER. De este modo los matrimonios gays no serian legales en el Estado nunca más.

Votar NO a la proposición 8 significaba VOTAR PARA QUE LOS MATRIMONIOS GAYS SIGUIERAN SIENDO VÁLIDOS en el Estado de California y siguieran teniendo los mismos derechos que un matrimonio heterosexual.

Los padres de Massachussets, vieron el cielo abierto. Junto con la Iglesia Católica y el sector más rancio de la Política Norteamericana, financiaron spots televisivos, anuncios en radio, artícuos en prensa, espacios en Internet, pidiendo el SÍ A LA PROPOSICIÓN NÚMERO 8.

Si la proposición 8 triunfaba en California, era bastante probable que más tarde, pudiera presentarse una enmienda similar en Masachussets (porque Massachussets y California eran los únicos Estados donde los homosexuales podían casarse, entre ellos, se entiende…).

Pero hubo gente que no quería que su Constitución fuera modificada. Gente enferma y sin corazón que tuvieron el valor de gastarse dinero en realizar unas contracampañas para pedir el NO A LA PROPOSICIÓN 8 y que los homosexuales pudieran seguir casándose y violando la definición de matrimonio. Lo peor de esto, es que la mayoría de estas “personas” no eran homosexuales. Eran madres heterosexuales, ancianos heterosexuales, famosos heterosexuales los que salieron en defensa de los gays y las lesbianas. Gente que muy probablemente, se hallaba bajo los efectos de un malvado hechizo de la bruja antes mencionada.

De las campañas antes mencionadas, he querido mostraros 5:
3 pidiendo el SÍ A LA PROPOSICIÓN NÚMERO 8, y 2 pidiendo el NO.

Empecemos por los vídeos que pedían el SÍ a la proposición, es decir, aquellos que pedían ILEGALIZAR el matrimonio homosexual. Os ruego encarecidamente que los veáis porque no tienen desperdicio.

Había muchísimos vídeos que merecían estar aquí esta noche, pero los afortunados han sido los siguientes:

1. Eduardo Verastegui por “Soy el abanderado de los machos”

2. Tío sosísimo por “No sé hablar español muy bien, ni sé donde estoy, pero voy a leer lo que pone ahí mientras me graban…”

3. Y tercero y ganador indiscutible el dramático y doloroso cortometraje que explica de forma desgarradora lo que tuvieron que pasar esos pobres padres de Massachussets cuando tuvieron que enfrentarse al horror de asumir que sus hijos habían recibido una clase de civismo y derechos humanos que tardarían años en olvidar…

Y aquí os dejo 2 de las campañas que pedían el NO A LA PROPOSICIÓN 8. Es decir, las que apoyaban el matrimonio entre personas del mismo sexo, de las cuales no voy a decir nada, porque creo que son bastante claras:

Todos (los que no sepáis lo que pasó finalmente) os estaréis preguntando cómo acabó todo esto.
Y siento ser yo quien os diga, que la Proposición 8 fue aprobada, y el matrimonio homosexual ilegalizado.

“El 4 de Noviembre de 2008 la proposición 8 fue aprobada por un 53.5% contra el 47.5% de los votos, por lo que la constitución de California invalidará los matrimonios de las personas del mismo sexo.”

Y como diría el filósofo: Un pasito pa’trás…

Me considero una persona positiva, y creo firmemente que hay que tomarse estas cosas con sentido del humor. Si alguien se ha cabreado mucho leyendo esta entrada, os invito a ver el siguiente y último vídeo sobre este tema, que creo que os sacará una pequeña sonrisa en medio de todo este lío, porque, aunque el este mundo esté loco, muchas veces se encuentran motivos para sonreír.
No podrán con nosotros. Tenemos mucho sentido del humor, entre otras cosas.